1/21/09

L'Algarbe. Plachas d'oro.

L'Algarbe

Costa de l'Algarbe, en Portugal

Cuan yera nino, teneba o costumbre d'escribir a las embaxadas estrancheras en Madrid con a fin de solizitar guidas y mapas sobre os suyos respeutibos países. Ya allora me cuacaban asabelo a cheografía y os biaches (anque solamén os fese con a imachinazión), y aprendié un puyal de cosas con os manuals y libros de toda mena que me nimbioron.

A embaxada de Portugal, concretamén, estió muito bogal en os suyos imbíos. Rezebié antolochías de literatura, una d'as alfayas d'o portugués, "Os Lusíadas" de Luís de Camões, y esplendidas guidas turisticas sobre bellas rechions de Portugal.

Fueras d'as obras literarias, o que más goyo me fizo de tot o que rezebié estió una guida sobre l'Algarbe, con sobrebuenas fotografías a toda color. Me remero de cómo, a begadas, me quedaba literalmén con a boca ubierta contemplando plachas de paradiso propias d'un país de falordia. Plachas y calas polidismas, con rochas doratas u anaranchatas estendillatas por l'arena amariella y pura, como si esen estatas dixatas allá por bel chigán agraziato con o don d'a poesía. Plachas que durante o día yeran d'oro mazizo y que en benir o lusco cambeaban machicamén ta serbir de zeprén a las más esquisitas contemplazions: agora yeran plachas royencas, agora yeran plachas empurpuratas, os zinglos y rochas de bino yeran allá paratos ta ser abitatos por os suenios d'a sagrata fantasía.

En l'Algarbe Portugal y a mar se tornan poesía. Bendita siga ista tierra an tot parixe acullir a luminaria d'un oro magnifico y espiritual, an l'Atlantico achunta en armonía y encantamiento Mediterranios e Indicos, Caribes y Brasils. No ye pas casualidà que no guaire luen d'ista atra Fisterra que ye o Cabo de São Vicente, en Sagres, Enrique o Nabegán fundase en o sieglo XV a suya bien conoxita escuela de nabegazión con a ideya d'esplorar toda la costa oczidental d'Africa. Ixa fabulosa interpresa metió los alazez ta la futura espansión de Portugal por tot o mundo, dende Guinea dica la China, dende as islas de Cabo Verde dica o Brasil. Yera o tiempo en que a lingua franca de tot l'ozeano Indico yera o portugués.

Encara conserbo los libros que me nimbió a embaxada de Portugal. D'a preziosa antolochía literaria "A terra e o homem" de David Mourão-Ferreira, he sacau istos bersos d'o poeta de l'Algarbe João Lúcio:

Ó meu ardente Algarve impressionista e mole (...)

Para te adormecer, Deus pôs-te perto o mar,
E, para fecundar a tua fantasia,
No vasto palco azul, erguido nos espaços,
Fez mais belo p'ra ti o drama em oiro - o Dia

Chuan Chusé Bielsa

Costa de l'Algarbe

He replegato bels binclos sobre l'Algarbe en castellano y inglés; puede estar que faigan onra. En son istos :

 

1/7/09

Creigo

Creigo en poesías amagatas en a mar d'a fantasía

Creigo en barellas solitarias,
creigo en mases escachatos,
creigo en sasos perditos,
en disiertos, en camins
oblidatos.

Creigo en colors, en cantas,
en danzes sobre tristuras.
Creigo en poesías amagatas
en a mar d'a fantasía,
en países dillá d'ista Tierra,
creigo en orazions desconoxitas,
creigo en zielos ta soniar,
en mundos d'amor
que bien poderban aber esistito.

Creigo en orizons,
en sierras azuls debuxando-se,
luen,
sobre o mesmo paradiso
de l'asperanza.

Creigo en flors, en paxaros
feitos sólo de suenios,
creigo en bisas sobre trigos,
en carizias y plebias sobre yermos,
creigo en árbols meditando,
creigo en libros de silenzio
que dengún no leye,
creigo en relichions
en as que dengún no creye,
creigo en amors perdonando.

Creigo en luscos,
creigo en albas,
creigo en boiras que chugan
con rayadas d'oro,
creigo en sols, en luminarias
bantando-se sobre o imposible.
Creigo en una gran luz de compasión
sobre unibersos interiors,
creigo en un esprito
feito de paz y libre.
Creigo en o infinito
corazón.

Chuan Chusé Bielsa

1/4/09

Poesía en aragonés cheso

Nuei de Reis

A nuei de Reis
ye a nuei d'a ilusión ta os ninos

Ya i plegan, ya i plegan

S'ha chelau l'agua de lo río,
s'han chelau los paxaricos,
calaus en los capirons
s'achuntaban fendo nido.
Fumían las chamineras
entre tellaus blanquiñosos
de nieu, que tapa gateras
impliendo de bolisas los suleros.
Ye la vispra de reyes.
A un mocé li s'encandilan
los güellos, acucutando
dezaga de la finiestra.
Li conté un cuento l'agüelo,
que querría asegurarse
si ye mentira u ye cierto.

No ye mentira. Ya i plegan
por la carrera la Virgen,
ven montaus en tres potrancos.
Lo más viello ve primero,
leva un mantón colorau,
las barbas como los copos,
cuasi hasta metá lo peito.

Más ta zaga otro más choven,
azul leva lo mantón,
las barbas como milloca,
los güellos como un betiello.
Lo de la coda ye negro,
que paiz que s'ha estregau
con un tizón de lo fuego.
Una miqueta ta zaga
caminan en riatera
bella ventena de mozos
con machos, burros y tiedas.
Las cabazas y los oncinos
cluxen, plenos de chuguetes,
cuasi rozando los bolos,
cuando pasan por la glera...

7 de Diciembre de 1965

Anonimo cheso
Poesía replegata por Inazio Almudébar.
Publicata en a rebista Fuellas, lumero 33
de chinero-febrero de 1983.