9/23/07

 

Tardada - Ilustrazión de Chuan Chusé Bielsa

Debuxo de Chuan Chusé Bielsa


TARDADA

Poema en castellano-aragonés

Daré mi libertá,
àhura que no soy que
sombra de tronada,
vagamundo
mascarando el disierto
que tanto amé,
àhura que no soy que
llovida en el camino fondo,
olores de lana chupida,
tremoncillos humèdos,
la frescor del polvo foradau,
gotillones
de misteriosas mares,
àhura que no soy que
rodera barrosa u canta de boira,
cierzo libre en las planas,
esprito que lo ha dejau to'
y bebe amorrau
a los caños de los cielos,
u en las canales
d'aguas con sabor a tierra de ganaus,
àhura que ya no me cal
la pelleta que vestiba,
ni las palabras
arreplegadas en la escuela,
ni hasta los amaus
y viejismos libros que alzaba en l'arca,
ni los tesoros
que s'arrejuntaban en las falsas
y qu'eran _iciban_
trastes u estapencias,
àhura que ya no son precisas
esperanzas
pa' ir empentando por la vida,
iciban que calían,
no,
no era asinas,
àhura que no soy que
esprito-yerba de los ribazos,
el cierzo esvolaciando,
bandiando los ababoles a la tardada,
dance
de corazoncicos coloraus,
(el cierzo ya viste el cuerpo que logué).
Venderé l'ajena luminaria que me llenó los ojos,
ofrezco àhura
un sospiro celeste a cada sargantana
dondiando
en las crebazas de los mases
escachaus,
vanto palacios habitaus por los sueños
con las piedras espaldadas.
Doy àhura
to's los afalagos que guardaba
a la rabosa que un día amedrenté
desde lo alto d'un cabezo,
a los gaticos que afogaban en los pozos,
a sus dispreciaus cuerpecicos,
u a la paz de los güesos de la caballería,
como adormida
en la faja yerma d'un varello,
bonico camposando al canto'l cielo,
al emparo de la lapìda de los montes,
aparando
las rayadas d'un amoroso sol de primavera;
s'escampaban allá
olorías a rumero
arrodiando la coscarana,
medraba allá la eternidá,
y unos cielos se vantaban
más que azules allá en lo alto
a la tardada,
y una calma grande y un silencio,
oraciones-cantas de pajàros.


Chuan Chusé Bielsa

 

9/7/07


FADA ROYA

- Fada roya - Pintura orichinal de Chuan Chusé Bielsa

Pintura orichinal de  Chuan Chusé Bielsa
Olio sobre tabla
60'7 x 48'5 zm


 

Almendras en a falsa

Yaya, ¿me dixas puyar
a la falsa?
Yéranos a o canto d’o fuego.
Yera nino y aparaba las mans,
chunto a las tuyas,
sobre o calibo d’atros tiempos.
Yaya, ¿me dixas puyar
a la falsa?

A tuya casa yera pobra,
qué pobra, qué plena
d’espazios y bueitos y silenzios,
sin telebisión, ni radio, ni reloches,
sin más calor que a d’as pobretas flamas.
Pero teneba un alma, yo la conoxié,
en a tuya ampla sala guardaba
como un ánchel l’arca santa de madera.
Aquí a luz d’os maitins yera un miraglo
de frescor, chugaba con estrellicas blancas.
Teneba alma la casa tuya, yaya, abitó en yo,
bibiba en o más alto d’o tuyo amor.
Yaya, ¿me dixas puyar
a la falsa?

Que no bi eba cosa, cosa,
en a falsa, yaya, me dizibas.
Sólo un zarpau d’almendricas.

Pero puyaba
las escalericas
rebozadas con cheso,
como un esplorador umilde,
en busca d’o misterio
que amagaba la falsa chiquitica
an uno no podeba estar-se dreito.
¿A qué oloraba aquí?
No sabría dizir-lo,
creigo que en as cambras infinitas
d’os zielos bi abrá ixe mesmo perfume
d’inozenzia y fantasía.

Y puyaba las escalericas
y me trobaba con o tuyo mundo y con o mío,
con tot ixo que fa
que os camins d’a bida
tiengan encara o suyo solezico amable
pleno de respuestas.

Sí, no bi eba cosa astí, yaya,
y tot.
Todas as presenzias, as ausenzias,
una luzeta que meditando replegaba
la esenzia d’as cosas, acullindo berdaz.
Y ubriba o bentanico de madera
y de sopetón dentraba l’azul libre de paxaro
d’os zielos d’Aragón,
y o zierzo lexano que ye esprito
sobre as planas disiertas,
y o corazón blanco
d’o sagrau Pirineo,
y l’alma noble d’a chen buena
que charraba en esta lengua, tuya y mía,
que s’amorta abonico en os fogarils grisos,
a lengua más bonica que conoxco.
Tot ixo m’amorosiaba os güellos y a cara
en que puyaba a o tuyo paradiso,
como unas mans luminosas que aiman
dende o fundo.

No bi eba cosa en a falsa, yaya,
y tot,
sólo un zarpau d’almendras amorosamén
estendidas, como un fruito en ofrenda.
Sólo almendras en a falsa, yaya;
o tesoro yera o treballo umilde, l’amor y a fe,
ixe yera o tesoro
que alzabas en o más alto d’a tuya alma:
a simpla, perén dibina
chenerosidá.


Chuan Chusé Bielsa