11/18/10

Poema en prosa en aragonés

Camín enta las sierras de Tergüel
Fotografía de Chuan Chusé Bielsa

Camín enta las sierras

Por iste camín uno no va a mundos lexanos. Allá las montañas azulencas debuxando as sierras... Nos enzerclan. ¿Las veyes? En ellas puedes beber a cada inte un veire de vida libre; sientes en l'aire transparén _y en a pelleta, y en as mans_ una oloría, por exemplo, d'o perfume d'os espligos. Aquí paseyas por una claustra infinita d'altos zielos; alientas por toz os puestos un gran silenzio. Uno ya no deseya más que iste amor. ¿Te cuaca ta l'alma ista frescor?

Por iste camín uno no marcha enta os países d'o mundo, si alcaso uno viacha enta l'Africa que soniábanos de ninos: Zanzíbars y Tanganicas asomando-sen enta mars y selvas y ríos de falordia, u enta reinos fabulosos como lo de Salomón, plenos de tresoros y misterios. No, por aquí uno no marcha enta países en o tiempo, si alcaso enta las viellas Molucas en busca d'as espezias, u enta las soniadas mars d'o Sur, que diz que antismás descubrioron mariners d'as Españas, isleta a isleta, u enta destinos marabillosamén ignotos, seguindo a o gran capitán Cook.

Indo por istos camins d'oro uno va soniando con países azuls de fantasía y polideza, u con sasos d'una Palestina que sólo vive en o corazón (aguaitas oliveras, y viñers, y figueras venerables a las puertas d'os lugars). Y cuan o lusco s'amuestra cada día, en veyer-lo no ye guaire difízil creyer en una vida espiritual; a vegadas uno quererba marchar volando con as colors royencas u empurpuratas, embolicato en orquestas visuals que dengún ser d'iste planeta poderba creyar. Perén canta bel paxaro, solenco, cuan o sol se'n va, adorador d'a musica y o silenzio; podemos rezar con el si nos cuaca; ista ye a intima relichión d'os campos en libertà.

Por aquí no retanta guaire marchar enta las sagratas ziudaz d'o mundo, masificatas. Aquí o disierto ye también santuario, ye un espazio que perén parexe meditar, acubillato por as sierras _o suyo altar. Aquí vive un dios bueno y umilde sin distanzias, ta qui quiera buscar-lo en o país d'a suya calma. Cualsiquiera puede amar iste país de polvo desolato, os suyos camins pelegrinando enta una muller ideyalizata _labios, mexiellas, güellos de fada.

Bi ha una luz que nos clama ta que vaigamos luen, muito luen, dillá de lo visible y d'a desilusión, ta puestos que no s'amorten en un inte zaga o lusco, que puyemos sobre as sierras sobrepuestas a las sierras como escalerons que marchan enta o zielo. Sierras que nos reclaman con as suyas güelladas... ¿Las veyes? D'ixos azuls emplena o tuyo veire. En que lo bebe, uno ya no deseya más que as suyas claras, bien fresquetas luzes-auguas. ¿Te cuacan ta l'alma en que las sientes y las tastas, plenas d'amor, calmas, ixas carizias, ixe miraglo?

Chuan Chusé Bielsa