10/11/07

 

L'ausencia

Poema en castellano-aragonés

El verdiar de tus ojos establece l'Aurora.

Y vanta l'aire que respira el regreso.
Y trai la canta que renueva caminos.

El verdiar de tus ojos es la mar de los cierzos,
la venida
de l'agua de la mañanada,
la Luz.

El verdiar de tus ojos establece l'Aurora.

Rosa abierta,
dame agüicas frescas,
Dame pa' beber
tus pechicos royos;
la tronada marchó,
sus boiras,
muidas,
¿A'nde están àhura?

El verdiar de tus ojos establece l'Aurora.

Aparaba mis dedos y mis sacas,
replegaba
palabras,
la rosada hablante de tus ojos;
coloriaban tus ojos la tardada,
las llovidas,
las olas amorosiadas por tu sol.

El verdiar de tus ojos establece l'Aurora.

Y pa' cantá-te hoy,
pa' bandiá-te en su manto y en su alda,
l'airera crece en l'árbol,
pa' beber tu frescor
te corteja,
pa' saber si vendrás,
si nos harás visita,
cuando, d'invierno,
la nieve cai escura.

El verdiar de tus ojos establece l'Aurora.

Y desde lejos
veía tus hombros que marchaban
cantiándosen a compás,
t'agafaba el tiempo
y zarraba tus ventanas,
tus pupilas.
Tu camica quedaba solitaria,
y tu almada y tus libros azules
y el cuarto en la penumbra
penando t'asperaban.

Pa' mudá-te,
amor,
cambearás tu cara y tu agua,
tu casa por la mirada de los sueños.


Chuan Chusé Bielsa