2/14/11

Sobre pintura y meditazión

Espelunga d'o silenzio

Espelunga d'o silenzio
Chuan Chusé Bielsa (2001)

Espelungas de contemplazión

Ya fa bel tiempo, o tema que predominaba en as mías pinturas yeran as espelungas. Espelungas plenas de silenzio, de susiego, de contemplazión. En reyalidá, son ochetos u artularios ta meditar, ta prebar d’apercazar bella chisleta d’a mar interna de serenidá.

¿Son espelungas reyals? No, ixo ye claro. Nunca no agafé dengún modelo ta pintar-las, ni muito menos teneba en mente, entre que las pintaba, denguna espelunga esistén en dengún puesto d’a Tierra. No son espelungas que pertenexcan a iste mundo. No son chuegos efimeros de luminetas, reflexos, guambras acotolando-sen de contino. Si as mías espelungas pueden ofrexer a begadas un tinglar de brilos u guambras aparenmén fenomenicas, no son que simples recursos d’arte, no buscan achustar-sen de traza coderén a os regles que a presunta reyalidá imposa a tot, u a lo menos no consideran como alazet firme, u definitibo, ixa reyalidá. A begadas, he puesto prener-ne bels escais u retallos como simple punto de partida, como desincusa que enchega la flama d’o prozeso creyatibo, pero nunca ixa reyalidá esterna ye estada punto d’arribada; puedo chugar con os suyos fenomenos, pero deseyarba profundamén que os autenticos zeprens d’a mía creyatibidá y as suyas resultas, as obras, tenesen una primera chustificazión en o mundo d’o esprito.

Cuan pintaba beluna d’as mías espelungas, en bella tardi pleniza de luminaria, azulenca, con o sol dentrando a churros por as amplas finestras d’o estudio, reyalmén s’escolaban libres as oras por un río de silenzio, fluiban calmas en contauto con auguas d’ensuenio, con granizos paisaches interiors, con tierras y mars y disiertos que nunca no esistioron ni esistirán en denguna cheografía. Yera un mundo de contemplazión autentica, sin de mentira, l’acto de pintar yera empliu d’a sinzeridá que atorga berdá a las cosas, y creigo que ixe acto de pintar, ixe noblismo exerzizio d’a pintura, serba ta yo sin dandaleos muito superior, como esperenzia, a la que resultarba d’o feito de besitar cualsiquier espelunga reyal.

¿Ta qué una espelunga marina como paradigma d’a nuestra radiz espiritual? ¿Ta qué ixe enfasis en a meditazión y o silenzio? Ni tan sisquiera poderba dizir reyalmén que as mías espelungas son “marinas”, que en ellas bi ha cantals umedos u auguas... A mar que cuasi siempre s’endebina u aparixe como fundo poderba perfeutamén ser un gran disierto, u o yermo aragonés, ideyalmén infinito, o mío berdadero mundo. As mías espelungas son sobre tot, como ya he socherito, un trasunto d’o silenzio interior. Astí bi ye a bena d’o mío intrés reyal. Iste silenzio prebo de buscar-lo en una mar solenca en meditazión, u en as rocas adormidas en un ambién de paz, u en un orizón de mapas interiors, con isletas, paxaros d’o suenio, plachas primichenias. As mías espelungas son o destino d’un biache que cosa tien a beyer con un biache mundano. Y como ya se dizió son ilocalizables. Anque bien poderban trobar-sen en a Tierra y en Mar d’os Suenios, en una Tierra Berda Soniata, u en Zipango u Catai prexinatos, u en as antigas Islas d’as Espezias, u en os nuestros machicos Pirinés, an perén abitaba o Silenzio, u en a plana infinitamén singular y misteriosa d’os nuestros Monegros, do lo yermo aragonés se torna en mar y simbolo de l’alma aragonesa.

Chuan Chusé Bielsa (2007)