2/1/11

Poema en aragonés común

Labios d'aquel sol

Esta soledà, este silenzio,
esta airera, esta frior
vienen con olorías
de recuerdos.

Soledà, silenzio...
Aquí as parolas ya no sirven
guaire, no son que ferrunchons
y trastes viellos.

Yerbas salvaches como cabellos
en o viento, amorosiatas
por mans, labios d'aquel sol;
yo vos remero.
Yerbas besatas
por as rayadas de calor
d'o suenio, aquí vos tiengo.

Sí, ya sapemos,
a Tierra s'amortó
ta qui ya no teneba más tiempo,
anque siguió chirando, rodando,
perén rebutita de deseyos,
milenta estrelas orando
sobre os fuegos y os chelos.

Dimpués d'o viache
en o silenzio
aquí alentamos con atras
asperanzas y perfumes nuevos,
aquí entre atras flors
perén aguaitamos atros zielos
sin boiras rusiens,
sin paisaches de lava torturata;
Venus no brila, como un aniello,
cuan o día remata
u va naxendo,
no engaña a suya luminaria.

O sol viello
parexe agora una estrela amortata
entre infinitos negros;
dende un Neptuno azul
yera un puntet de luz que, cuasi ziego,
adiós iba dizindo
clucando güellos muertos.

Agora: atros besos
d'un atro sol
sobre atras yerbas,
un atro aliento
va devantando una atra airera
sobre atros campos en silenzio.
Y veyemos mundos
que ya no son
que un zarpau de polvo en vuelo,
breu fumo;
recuerdos.

Chuan Chusé Bielsa