11/20/09

Poesía clasica en aragonés chistabín

Al canto'l Zinqueta - Nieus Luzía Dueso lascorz

Portalada d'o libro "Al canto'l Zinqueta"
Nieus Luzía Dueso Lascorz ye una enamorada d'a suya Bal de Chistau, y canta a la suya tierra y a las suyas chens con una sensibilidá y una musica insuperables.

La orazión de una pastora de Plan

Puyalfá, La Selba, es campos de Lisé,
es pinás escurizos del Emprío...
con las güellas, al tarde, ¿t'an diré
si alí no i puedo'stare con el frío...?
Iré ta Pitiligüé, que en el Solano
las reses se me fartan y yo filo.
Mañana, la Purisma... ¡Cómo chela'sta tarde!
y, ¡qué bien si esta noche nebase!
Si la Birgen sentise lo que digo...
La pastoreta secute la cabeza
como si d'un sueño raro despertase.
Arreando las güellas más lixera,
cara'l Solano las leba, que se farten.
Dende Pitiligüé mira'l Emprío
que se torna más negro. Ya no sabe
si metese a filá u enzendé fuego.
Cuan de camín la tarde s'escureze...
Y una foguera chicota'nziende luego.
Alredó de las flamas fuy la lana
que s'eslisa acoriendo per es dedos.
Una fusada negra, toba, maja,
que fila'n poco rato sin esfuerzo.
Que ye farta de filá, de guardá güellas,
de puyá per costeras y per puertos.
Mirando t'al rabaño, se repiensa:
– ¡Qué bien si esta noche nebase!
Mañana irí ta misa, que bien luego
apañaré el ganau y, cuan baldeen,
ya seré presta ta diye. Perque quiero
dezile muitas cosas a la Birgen.
Pero... si fa buen tiempo, ya no puedo.
Que tiengo que soltalas ta'l Emprío
u ta'l Solano, perque ¡yay que felo!
Cuan se fayó de noches, la pastora,
replegando'l ganau, miraba'l tiempo,
y bieba escurezese más el zielo.
Sentindo que se feba bien contenta;
como si bela boz le izise ya per drento:
– Esta noche, una sabana blanca
bendrá a tapate toz es paixenteros...
En casa, en la bilada, ba acabare
d'engordare de la rueca'l tocho seco.
Cuan se'n bayó a dormire, bien templada,
ni cuenta se ba dare de que'l tiempo
s'aprestaba ta nebare. De mañanas,
cuan se ba lebantare, yera muerto
de tot l'aire'n la montaña.
Yeran blancos es picos, es tellaus, es güertos.
Yera blanco'l lugá... Blancas las ramas,
blancas tamién las laderas, es recuestos.
Asta'l sol, reluziente cuan baixaba
al canto del piná, paixeba quieto,
como si no s'atribise a reluzire
per miedo d'emporquiare'l blanco suelo.
¡La Birgen m'ha sentiu! - ba dezire
la pastora, mirándose'l nebazo. - Boi correndo
a aprestame ta Misa... que no quiero
allegare la zaguera ta la ilesia.
Cuan la Misa'mpezó, ya yera ella
feba rato'sperando; que eba quiesto
marchare antes, t'agraezere luego
la grazia que la Birgen l'eba feto.
Feba frío'n la ilesia... Se chelaba.
Pero sentiba como si tenese un fuego
que l'abrasaba y le rediba drento.
Y, a lo que pasaba a comulgá, se mira
ta la cara de la Birgen... Cuento
qu'el tiempo se paró'n aquel momento.
¡La Birgen se'n rediba y la miraba!
Y ella, sin sabé qué yera aquello,
se'n rediba y ploraba... Tot de bez.
Asta qu'al fin, cuan la chen ya s'escapaba,
la mozeta, sin sabere qué deziba,
besando con es güellos a la Birgen
no ba sabé so que rezare: ¡¡Grazias!!
Y con l'alma rebotida d'alegría,
se'n tornó, bien lixera, cara a casa.

Nieus Luzía Dueso Lascorz

Nota.- A primera edizión d'o gran libro de poemas de Nieus Luzía Dueso lascorz "Al canto'l Zinqueta" se publicó en Uesca en 1980 por o serbizio de publicazions d'o Consello d'a Fabla Aragonesa. L'autora ye una sobrebuena poeta, una d'as millors en aragonés de toz os tiempos, abendo publicau antimás en o suyo dialeuto chistabín narrazions, cuentos y asayos.

En ARTEBIELSA, podez leyer antiparti a suya poesía "Plebeba", que tamién amanexe en o libro cuaternau.